PARA UN
MUNDO MÁS
INTELIGENTE.

La visión del futuro de la producción de energía, al igual que muchas áreas de predicción, se ve muy a menudo superada por los hechos sobre el terreno. Hubo un tiempo, hace unos 50 años, en el que el futuro parecía estar supeditado a la construcción de enormes centrales eléctricas que dependían de combustibles nucleares o fósiles. La siguiente ola de optimismo y propaganda se centró en el tan esperado pero, hasta la fecha, poco eficaz campo de las tecnologías de hidrógeno. A pesar de esta falta de eficacia, todavía se invierte en ellas y en su desarrollo, aparte de que siguen centrando la atención de algunos fabricantes de automóviles. Sin embargo, el consenso científico sobre el cambio climático en las economías desarrolladas ha cambiado entretanto considerablemente, lo que ha provocado que los responsables de la planificación abandonen efectivamente sus modelos anteriores. La producción centralizada de energía usando combustibles fósiles o tecnología nuclear en plantas a gran escala ya no es una visión del futuro que acepten los científicos del cambio climático, las autoridades reglamentarias y la creciente mayoría de los votantes.A medida que el futuro de la producción de energía se aleja de los modelos centralizados, se acerca hacia los recursos energéticos distribuidos e incluso hacia productores individuales de energía mucho más pequeños. La generación descentralizada o distribuida suele utilizar fuentes de energía renovables o cogeneración con el fin de crear energía más limpia y barata para pequeños grupos de usuarios. A medida que estos grupos más pequeños han crecido exponencialmente, el cambio normativo y los avances tecnológicos están intentando favorecer la captación de estas fuentes independientes para su conexión a las redes principales. Un futuro plenamente sincronizado sólo puede lograrse mediante el desarrollo sostenido de equipos innovadores de generación de energía y la innovación continua en soluciones digitales del IIoT para la industria. En esencia, una combinación de la digitalización del IIoT y los avances en ingeniería sustentarán el denominado Internet de la energía que está comenzando a formarse.

BAJO DEMANDA.

GENERACIÓN DE ENERGÍA BAJO DEMANDA (MODELO EAAS)

Puede pasar algún tiempo antes de que haya un Internet de la Energía «independiente» a gran escala. Mientras tanto, sin embargo, la transformación de la energía de un producto básico a un servicio ya está en marcha. Hoy en día, la producción de energía puede comenzar con algo tan pequeño como un panel solar en miniatura en el techo de un solo granero. Dicho esto, el crecimiento de los productores de mediana escala —fuentes de energía que suministran a la red con cantidades considerables de energía procedente de redes de generación distribuida en horas punta— es donde reside el crecimiento real y la oportunidad probable. Sin embargo, ya sea pequeño, mediano o grande, el modelo de servicio es esencialmente el mismo: los generadores de energía descentralizados ya pueden suministrar electricidad a las redes. Los mercados se están abriendo gradualmente tanto a las empresas comerciales como a los pequeños productores particulares y a grupos cuya propia generación de energía está creando un exceso que ellos mismos no pueden aprovechar.

Los cambios en el pensamiento de los modelos reglamentarios y de servicio han alentado a productores de mayor tamaño a entrar en los mercados de producción de energía. Normalmente conectan sus propias fuentes de generación de energía o conectan a conglomerados de pequeños productores para alimentar la red cuando los precios de la energía suben en las horas punta. Este desarrollo del mercado fue posible gracias a la llegada de soluciones del IIoT digitales creativas y al desarrollo de redes de almacenamiento de energía a gran escala. Éstas permiten el reabastecimiento de las reservas de energía fuera de las horas punta (y a precios fuera de las horas punta) y, por lo tanto, garantizan un suministro fiable en momentos de mayor demanda.

POTENCIA
MÓVIL.

LA POTENCIA DE RELAYR

Uno de los campos de aplicación más recientes y lucrativos para las soluciones del IIoT es el floreciente mercado descentralizado de generación y almacenamiento de energía. Los sistemas de máxima demanda de energía generan y almacenan energía en horas de menor demanda y luego la venden a la red cuando es necesario recargarla en las horas de máxima demanda. La energía se obtiene generalmente de fuentes renovables o de bajos emisores de carbono, como las turbinas de gas natural. Una de las mayores empresas de generación de energía en los picos de demanda del Reino Unido cuenta con una red de más de 40 centrales eléctricas individuales y más de 400 motores en servicio. Esto les da una impresionante cartera de producción de energía térmica descentralizada de más de 1 GW y activos de almacenamiento en baterías (que pueden abastecer a alrededor de 700 000 hogares).

Estos sistemas no son exclusivos de los agentes de tamaño mediano. Gracias a los avances del IIoT, los microgeneradores, como las viviendas particulares con paneles solares o las plantas de cogeneración de calor en complejos de apartamentos, también pueden poner a disposición de la red eléctrica la electricidad que se necesite. El almacenamiento eficiente de energía es fundamental para los productores de energía solar, ya que la producción se limita obviamente a ciertos períodos del día y puede fluctuar según las condiciones estacionales.

La tarea de las soluciones del IIoT es visualizar estos generadores y puntos de almacenamiento dispersos geográficamente en niveles agregados y permitir que la energía fluya hacia la red de manera estable y constante. La otra aplicación clave de las soluciones del IIoT en este campo es el área de los sistemas de mantenimiento predictivo y de seguimiento, que son necesarios para conectar a la red una red dispersa de unidades de almacenamiento de energía.

Las ventajas de los sistemas de energía descentralizados controlados por las tecnologías del IIoT para los fabricantes industriales y las oportunidades que ofrece a los innovadores dentro de la industria no pueden estar sobrevaloradas. Para empezar, una energía más limpia significa que la industria pesada puede cumplir mejor con las normativas gubernamentales en materia de emisiones. El reequipamiento de la maquinaria y los procesos en las plantas industriales ayudará a detectar dónde se está perdiendo energía innecesariamente y dónde se pueden optimizar los planes de ahorro energético. Además, la facilidad de uso de los sistemas de seguimiento, mantenimiento y monetización de los generadores de energía hace que para los fabricantes industriales sea más atractivo formar parte de la red. Para ello, pueden hacerlo como lugares de almacenamiento de energía o generadores en sí mismos mediante cogeneración, o simplemente como ubicaciones para parques solares o bombas de calor a gran escala.

ENERGÍA
ESENCIAL.

A diferencia de otras áreas de aplicación del IIoT, la producción y el almacenamiento de energía no son sólo oportunidades de inversión. La producción y la regulación de energía están estrechamente vinculadas al futuro de nuestro planeta. Las innovaciones y las soluciones de integración del IIoT son esenciales si las distintas fuentes de energías renovables y limpias van a desempeñar un papel decisivo a la hora de influir en el cambio climático de una manera positiva. Un Internet de la energía requerirá un control centralizado sobre un sinfín de sistemas descentralizados e incluso proveedores individuales que utilicen tecnologías diferentes y fuentes de generación o almacenamiento de energía. Los retos tecnológicos pueden ser enormes, pero no son insuperables, ya que el éxito de la ingeniería y de expertos del IIoT como relayr lo están demostrando una y otra vez. Muchas de las tecnologías de hardware fundamentales para el futuro ya están en marcha. Las plataformas de procesamiento de datos middleware y el software de inteligencia artificial también permiten actualmente a los proveedores independientes mejorar y ampliar sus capacidades existentes en una industria cada vez más unida y ambiciosa.

DESCARGAR
EL CASO
DE USO.

La digitalización de relayr proporcionó a su socio una inteligencia visual de sus propios procesos de fabricación y de las necesidades de mantenimiento (y defectos) de sus productos. Ésto supuso un ahorro considerable en horas de trabajo y desechos. Ahora pueden gestionar las actualizaciones de software de todos los productos desde un punto central, lo que implica que el mantenimiento sólo se hace cuando es necesario.

DOWNLOAD
Nuestro sitio web utiliza cookies para personalizar nuestro contenido para usted. Usted acepta nuestras cookies si continúa utilizando nuestro sitio web. ACEPTARAPRENDER MÁS