El futuro de la manufactura automotriz

REINVENCIÓN
DE LA RUEDA.

Los altibajos de nuestra historia de amor, o incluso de amor-odio, con los automóviles no solo repercute en nuestras decisiones de transporte y compra, sino también tienen un impacto radical en la forma en que se conciben y construyen los entornos urbanos. Las calles, los automóviles y estacionamiento son elementos fundamentales en la mente de todos los urbanistas de todo el mundo desde el principio de cada proyecto. Sin embargo, son las preocupaciones por los automóviles (los atascos y el impacto de su omnipresencia en la salud, el bienestar y la calidad de vida de los habitantes de las ciudades o de los que se desplazan diariamente) las que han atraído a las empresas y fabricantes de tecnología a a planificación urbana.

FUTURO
COMPARTIDO.

AUTOMOVILES COMO SERVICIO

Los modelos de servicio y de consumo «bajo demanda» no son nada nuevo para el sector del transporte. La familia Thurn und Taxi hizo fortuna en Europa inventando redes de transporte seguras según un modelo de pago por uso. Hoy en día, el uso compartido del automóvil no es un fenómeno tan nuevo que está ganando terreno (y una mayor visibilidad) en zonas urbanas de todo el mundo. Los urbanistas de muchos países desarrollados están intentando desesperadamente reducir el número de autos en sus calles e intentan persuadir a los consumidores de que renuncien al lujo de tener un auto estacionado en la puerta de casa a cambio de una opción mucho más barata, como es compartir automóvil con los vecinos de su manzana. Las cifras hablan por sí solas: en 2016, se estimaba que había 44 millones de usuarios de coches compartidos en Estados Unidos; en 2021, esta cifra se habrá duplicado por encima de los 86 millones.

Compartir un automóvil solo es posible gracias a las soluciones digitales del IIoT que realizan un seguimiento de los autos, cargan su posición y sus detalles de seguridad en aplicaciones móviles, y detectan fallos y problemas de mantenimiento en los propios vehículos. En última instancia, los vehículos autónomos, la idea más candente y controvertida que surgió en el sector automovilístico en la última década, podrían eventualmente reemplazar muchas de las opciones para compartir auto. Incluso los taxis y muchos enlaces de transporte público podrían ser sustituidos por tecnologías de conducción autónoma de alta tecnología.

SUEÑOS
ELÉCTRICOS.

FABRICACIÓN DE LOS AUTOMOVILES DEL FUTURO

El inexorable avance hacia los vehículos autónomos y el aumento de las opciones para compartir autos también están provocando un desarrollo espectacular en la industria del automóvil. Por un lado, las preocupaciones medioambientales (y las regulaciones) están obligando a los fabricantes a abandonar el motor de combustible en favor de las opciones eléctricas. Por otro lado, el uso compartido de automóviles y la conducción bajo demanda están introduciendo a empresas completamente nuevas en el sector del automóvil (Apple, Google y compañía). La aparición de los vehículos eléctricos ha provocado que las tecnologías relacionadas con las baterías, el almacenamiento de energía y las electrolineras también hayan planteado un nuevo reto para los fabricantes y los urbanistas. Las soluciones del IIoT son fundamentales para aprovechar las oportunidades, ya que se necesitan sistemas de seguimiento, mantenimiento y seguridad digitalizados para facilitar el desarrollo de una red eléctrica lo suficientemente amplia como para hacer que los vehículos eléctricos y autos compartidos sean una alternativa atractiva incluso para los más entusiastas fanáticos de los automóviles.

INNOVADORES.

INNOVACIÓN EN LA INDUSTRIA AUTOMOTRIZ

Apenas pasa una semana sin que se anuncien nuevos avances tecnológicos o innovaciones relacionadas con los vehículos eléctricos o los modelos de servicio que dependen de los sistemas digitales del IIoT. Ya podemos incluso construir automóviles con impresoras 3D. Hace unos cuatro años, el primer auto impreso en 3D, el Strati de dos asientos, se realizó en plástico reforzado con carbono y solo tardó 44 horas en terminarse. Las nuevas impresoras 3D permitieron imprimir incluso el chasis. Pasará algún tiempo antes de que pueda descargar e imprimir su propio Ferrari desde un sitio web, por supuesto, pero el ejemplo muestra que los fabricantes de automóviles necesitan estar abiertos a estas nuevas oportunidades o arriesgarse a perder el mercado futuro en favor de los nuevos agentes tecnológicos. El envío directo, la diversificación de los mercados y el cambio normativo también han tenido un impacto importante en los modelos tradicionales de fabricación de automóviles. En la actualidad, cualquier empresa que tenga un enorme stock de coches diésel invendibles es muy consciente de los riesgos asociados a la lógica de fabricación tradicional.

Relayr se asoció con Aluvation para optimizar su revolucionario modelo de fabricación industrial como servicio mediante el cual transportan su línea de tratamiento térmico de aluminio a sus clientes. El proceso significa que sus clientes ahorran espacio y costos, ya que encargan su línea de producción durante el tiempo que realmente la necesitan. El aspecto revolucionario de esto es la idea de que en el futuro podría haber una producción eficaz de automóviles bajo demanda y rentable a nivel local. Aluvation tarda alrededor de una semana en instalar su línea móvil de tratamiento térmico, donde tradicionalmente una empresa necesitaría de 6 a 12 meses para construirla. Con este tipo de avances, hablar de descargar e imprimir ese coche deportivo que siempre ha querido puede que deje de ser algo excepcional antes de lo que la mayoría de nosotros creemos.

TRANSPORTE
DIGITAL.

EFICIENCIA EN LA PRODUCCIÓN DE AUTOMÓVILES

Mientras esperamos este futuro, todavía existe un potencial casi ilimitado dentro de la industria de producción de automóviles para aumentar la eficiencia y mejorar la orientación al cliente y al mercado. El aumento de la eficiencia significa, por supuesto, autos más baratos y confiables. La digitalización de la fabricación de automóviles no solo consiste en ahorrar, sino en dejar en marcha sistemas que proporcionen datos a los procesos de mantenimiento y diseño. Los vehículos inteligentes mejoran con el tiempo, ya que cada vez hay menos fallos. No hace falta decir que una mayor eficiencia en la producción también reduce los materiales utilizados y disminuye el desperdicio de recursos. Renault ha comenzado recientemente a reciclar las baterías de sus coches vendiéndolas a Powervault, que las utiliza para almacenar energía de forma remota en las horas de menor consumo y para alimentar la red durante las horas punta. Las tecnologías y el pensamiento del IIoT crean nuevos modelos de servicio y de negocio (recompra y reventa de equipos), además de facilitar el almacenamiento de energía (control de los niveles de energía a través de las distintas ubicaciones de almacenamiento).

Incluso los fabricantes y proveedores de piezas tradicionales pueden beneficiarse enormemente de la digitalización. Con el gran avance de Aluvation en mente, el reequipamiento de las líneas de producción y la visualización del proceso de fabricación existente pueden convertir a un fabricante de automóviles en una empresa más dinámica y orientada al futuro. La eficiencia y el ahorro pueden dar a los gerentes el control sobre la producción y la oportunidad de explorar nuevos modelos de negocio o líneas de producto.

La transformación digital no sólo está mejorando la fabricación o la conducción de automóviles, sino que también va a cambiar la forma en que construimos y vivimos en las ciudades. Aunque gran parte del ímpetu de estos cambios se debe al efecto negativo de los automóviles en los centros urbanos, las nuevas tecnologías nos conectan con un futuro en el que los automóviles y fabricantes de automóviles, las personas y los urbanistas que ahora están enfrentados se beneficiarán de la transformación digital del transporte.

Nuestro sitio web utiliza cookies para personalizar nuestro contenido para usted. Usted acepta nuestras cookies si continúa utilizando nuestro sitio web. ACEPTARAPRENDER MÁS